Los fantasmas sociales

Escrito por a las oct 31, 2016

Resultado de imagen de fantasmas redes sociales

Instituto de Medios Sociales. He dormido con los ojos abiertos esperando al fantasma que debía venir a visitarme esta noche, pero como lo ha hecho, me aplicado el cuento ese de ir yo a la montaña a ver qué pasaba. Puse un pie sobre el acelerador y el otro sobre la tierra y he buscado fantasmas en los castillos de Mota, Coca, Arévalo y Manzanares el Real. Y no he encontrado ninguno, ni en la montaña ni en los castillos.

Percatado yo que lo mío con Mahoma no era ni un parecido, he rebuscado con esmero entre almenas y adarves, hasta darme cuenta que los fantasmas que había imaginado de niño solo estaban en los decorados de aquel programa de TVE llamado La noche de los castillos y que, por tanto, las alcobas aderezadas se los habían llevado, dejando mi imaginación igual de rica e igual de imaginaria.

No había fantasmas ni en los pasadizos ni en las mazmorras, porque -para sorpresa mía- estaban todos en mi bolsillo. Parece como si todos se hubieran escapado de las piedras de la torre del homenaje, hubieran traspasado la tela de mi pantalón y se hubieran escondido en las redes sociales que mi móvil alberga en su pantalla de inicio.

He visto fantasmas en Twitter, en Facebook y en Instagram. Me han contado sus películas y me las he creído por partes. Me han dicho que eran la leche y no me han sabido a desnatados. Han fanfarroneado tanto que he pensado que algo de verdad tenía que haber en tanta fantasía. Han engrandecido sus historias y les han dado una importancia que no tendrían ni en la mejor de las novelas. Y, así, cual delirio de quijotada, alguien me susurró “mire vuestra merced, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino” y aumentar los likes de Instagram para venderle motos con las ruedas pinchadas. Y así, calabazas aparte, esta noche de Halloween me ha servido para comprender que tengo muchas más posibilidades de encontrarme un fantasma en las redes que entre cuatro paredes. Se ha dicho.

José Sixto García