Influencers en redes sociales

Escrito por a las jun 4, 2018

Instituto de Medios Sociales. El contenido audiovisual está ganando más y más terreno en las redes sociales. Los usuarios cada vez están más interesados en las imágenes y en los vídeos, y cada vez menos en los textos. Es más rápido y más cómodo ver que leer, incluso ver y escuchar, por eso los contenidos audiovisuales se han convertido en imprescindibles en todas las redes sociales, no solo en aquellas cuyo modelo de funcionamiento se sustenta precisamente en este tipo de contenido. Cuando decimos que son imprescindibles hablamos, en realidad, en términos de rentabilidad, pues como estos contenidos son los que más interesan a las audiencias son los que más visualizaciones e interacciones consiguen y, por tanto, los más rentables para las empresas y las organizaciones.

Resultado de imagen de influencer

En paralelo a estos modelos de viralidad y propagación de los contenidos han aparecido también las figuras de los influencers, que son mucho más comunes e ‘influyentes’ en las redes de componente audiovisual que en las otras. Es en este tipo de espacios donde han aflorado personas que gozan de credibilidad al hablar de un tema concreto y que, tanto por su presencia como por su autoridad e influencia sobre sus seguidores, se han convertido en interesantes prescriptores para las marcas. De hecho, instagramers y youtubers son ya un pilar fundamental del marketing digital que practican muchas empresas y organizaciones, y que han visto en el sistema de recomendaciones de estas figuras un excelente canal de distribución para los productos que ofrecen al mercado.

En las redes sociales más generalistas y no sustentadas en los contenidos audiovisuales la figura del influencer no es ni tan relevante ni tan apreciable como en Instagram o en YouTube, salvo en Twitter, aunque los campos de especialización sobre los que se le presupone autoridad también difieren. Si en Twitter la influencia se manifiesta en temas políticos o en determinadas áreas del conocimiento, en las redes audiovisuales la moda, la imagen, la estética, el fitness, la música, la peluquería, la nutrición o el mundo del corazón, entre otros, han encontrado su nicho de mercado digital. Cierto es, por otra parte, que los usuarios de este tipo de redes son en su mayoría mucho más jóvenes, adolescentes en gran parte, y a medida que aumenta la edad del usuario se complica la capacidad de influir en él, pues su experiencia de vida y de adquisiciones anteriores le ayudan a conformar una opinión de consumo mucho más sólida y menos manipulable.

¿Se enfrentan las marcas a un nuevo escenario en que nadie consume si nadie recomienda? ¿Tiene que ser de infuencer una de las bocas del consagrado boca a boca? ¿Será, simplemente, que estamos volviendo a contar la feria según nos va en ella?

José Sixto García