En el Gaiás se emprende

Escrito por a las jul 6, 2018

Instituto de Medios Sociales. La RAE define emprender como acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. Según datos de LinkedIn, precisamente la red especializada en mallas profesionales y redes de networking más potente del mundo, el número de emprendedores del sector profesional español ha crecido más del 100% en 2017, lo que confirma que la ya archiconocida competencia del emprendimiento que tanto se trabaja en institutos y facultades está siendo plenamente asimilada por las nuevas generaciones. La tendencia, en palabras del CEO de la propia compañía, Jeff Weiner, se enfoca hacia un perfil de trabajador más independiente que crea y desarrolla sus propios proyectos. Dicho en otras palabras, podríamos afirmar que a la competencia del emprendimiento se suman, por tanto, la tecnológica y la capacidad para aprender autónomamente.

Resultado de imagen de emprender

Nadie está tan obligado a aprender a aprender como quien transforma una idea en un proyecto que emana desde cero. Se requiere formación, tiempo, esfuerzo, dedicación, buena gestión económica y habilidades empresariales y comerciales. Casi nada. De hecho, no hay ni una de las competencias que se estiman en los planes de estudio que un emprendedor no demuestre con solvencia y con la especificidad de las diferentes áreas de estudio o campos de especialización.

Dificultad y peligro son inherentes a cualquier proyecto de emprendimiento. Lo dice la RAE y lo confirma la práctica. Sería difícil encontrar un emprendedor que no haya dedicado días enteros a DAFOs y planteamientos de objetivos, a políticas de medición del retorno y a planes de marketing y viabilidad. El riesgo nunca desaparece y la dificultad menos, pero se aprende a convivir con ellos.

El mayor centro de emprendimiento creativo de Galicia se encuentra en el Gaiás y en él han aflorado ya más de 250 proyectos. Los que formamos parte de él desde su puesta en marcha en 2013 lo hemos visto crecer desde una ocupación mínima hasta casi completa y tenemos el honor de haber cohabitado con un tesón innúmero, incontables horas de experiencias, mucho riesgo y muchas dificultades, pero también muchas ganas y mucho talento. Por eso, creo que tenía la deuda pendiente de dedicar uno de estos pequeños textos a todos los compañeros que ayudan a engrandecer Galicia y a colocarla en el mundo. También, a los responsables y gestores que valoran el emprendimiento y lo facilitan. Nada puede enorgullecernos más que contribuir a acrecentar la Cultura de la Ciudad.

José Sixto García