Con el tiempo

Escrito por a las ene 7, 2019

 

Instituto de Medios Sociales. Con el tiempo aprendes a irte de donde no te quieren. Aprendes a dejar de mendigar un abrazo a quien nunca quiso abrazarte. Aprendes a desistir de la prostitución de tu amistad para entregársela solo a quien te concede su reciprocidad. Aprendes a que ningunearte solo te infravalora, sobre todo a ojos de quien nunca te apreció, sino que te utilizó, a pesar de que antes ni siquiera supieras lo que significaba ese verbo. Aprendes a escaparte de quien nunca te busca y dejas de buscar a otros para encontrarte a ti y a los tuyos.

Con el tiempo te da igual lo que digan los que intentan saciar su aburrimiento con las horas que le faltan a tu día. Te da igual que hagan cenas a las que no te invitan porque nada te apetece menos que tener que dar conservación a quien no la tiene. Te da igual que no te cuenten las cosas porque esas cosas ya no te importan, sino que te aburren. Te da igual que no te llamen para tomar algo porque tú lo que quieres es no tomar nada. Te igual que les des igual porque a ti pasa lo mismo.

Resultado de imagen de reloj minimalista

Con el tiempo sufres más por los que te quieren y menos por los que quisiste y nunca te han querido. Aprendes a no malgastar el tiempo en quien luego lo derrocha en vapulear a los cuatro vientos lo que tú le confesaste a puerta cerrada. Aprendes a que te duela menos cuanto más daño quieren hacerte y llega un momento en que transformas la rabia en condolencia. Aprendes que nadie te agradecerá nada y que buscarán el mínimo error para olvidar todo lo bueno que les habías entregado y apalearte sin pudor.

Con el tiempo te da igual que se quieran tanto y a ti tan poco porque, con el tiempo, sabes que se quieren lo mismo que a ti. Te da igual que no te incluyan en los grupos de WhatsApp porque tu grupo es un trío. Te da igual que te sobren dedos de la mano para contar amigos que antes matarían por ti y que hoy hacen que no te ven cuando os cruzáis en la calle. Te da igual porque quien antes era tu sueño ahora solo te lo provoca. Te da todo igual, hasta el tiempo.

José Sixto García