Blog

El espejo engaña

Escrito por a las dic 3, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. Recientemente he leído unas declaraciones de Ramón Salaverría en las que afirmaba que las redes sociales son un espejo distorsionado de la realidad. Dice el profesor que no se puede establecer una equivalencia real entre lo que se lee en ellas y la realidad porque, en realidad, no son la realidad. Valgan todas las redundancias y toda la razón. La gente en las redes no es la misma que pasea por la calle. Su discurso, mucho menos. Varía sustancialmente el que exponen al vecino, a la amiga o a la profesora de francés de su nieta del que publican en Facebook o Instagram. En las redes todo se magnifica, todas las tortillas parecen exquisitas y todas las casas están tan bien decoradas por Navidad que parece que da pena pisar para no manchar. En las redes se quiere mucho más, se dan incontables abrazos, también más besos, más ánimos y más felicidades. En la calle todo se enfría, y no por ser otoño.

Resultado de imagen de espejo engaña Cuando trabajas con las redes los amigos se convierten en usuarios y los usuarios en ratoncillos de laboratorio con los que experimentas e investigas. Es una relación muy diferente a la del participante que quiere y abraza tanto y eso, como le ocurre a Salaverría, te hace percibir comportamientos y actitudes que llaman la atención. En lo digital el nivel de sensibilidad aumenta y se convierte en tremendamente egoísta y comodón. El usuario exige tanto que ha perdido la noción de agradecer. Si un día se siente desatendido olvida los mil anteriores en que tanto te quería. Si un día le dices que no puedes, olvida las mil y una noches en que le hiciste compañía. Si un día cometes un error, olvida que nunca habías fallado. ¿O será simplemente que esa gente es igual en la calle pero se envalentona tras el escudo de una pantalla? ¿Será que el espejo distorsiona menos de lo que pensamos?

José Sixto García

 

Cierra Google Plus

Escrito por a las nov 3, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. Se suele acusar a Marco Aurelio de haber puesto fin a la Pax Romana por una elección poco acertada en sus decisiones sucesorias. Casi 2.000 años después hubo una vez una red social que todos teníamos, pero que nadie usaba, y cuyo nombre es Google Plus, por muy irónico que pueda parecernos lo de Plus… Desde que nació, su supervivencia viene siendo la crónica de una muerte anunciada, aunque ahora ya podamos transformar la crónica en noticia y marcar agosto del año que viene como el mes de su velorio.

No quiero ni imaginarme qué siente uno cuando sabe los días que le quedan ni cuando cada 24 de abril que arranca del calendario sabe que será el último 24 de abril que deshojará en su vida. Sin embargo, aún cuando los avances tecnológicos permiten ponerle fecha concreta a las crónicas de las muertes anunciadas, nuestro comportamiento sigue siendo el propio de los romanos y humanos y, quizás por ello, cuando sabemos que la red tiene el agua al cuello, la relación con ella no pasa de ‘un aquí te pillo, aquí te mato’, lo que se traduce estadísticamente en visitas de una duración de menos cinco segundos. Vamos, que entramos a visitarla y salimos escopetados, por mucho que sepamos que sus horas de vida están en un reloj de arena que se consume segundo a grano.

Es lógico. Si no nos convenció antes, no va a hacerlo ahora, a contrarreloj. No nos convenció porque nunca nos ofreció nada ni nuevo ni distinto a lo que ofrecían otras redes sociales en las que ya estábamos acostumbrados a participar. Lo de cambiar por cambiar nunca nos motivó, y menos cuando el nivel de usabilidad es más complejo que en otros espacios de la competencia. La empresa achaca el cierre a una filtración grave de datos privados de sus usuarios durante los tres últimos años. No lo pongo en duda, solo me pregunto si los números de audiencia fuesen buenos si serían tan tajantes. Preguntas que se hace uno.

De momento, se prevé que el cierre de puertas en las narices no afecte a las empresas, que siempre han sido muy proclives a participar en esta red por eso del posicionamiento o, dicho más rápido, porque todo –puerta incluida- queda en casa. Google Plus fue la propuesta de red social que proyectó Google para combatir otras apuestas exitosas como Facebook y, claro, quien la usaba salvaba la casa y salvaba los muebles. Google posiciona mejor a las empresas que están dadas de alta en su red social y les ofrece otros servicios asociados como los mapas o la geolocalización. Unas y otro barrían para casa hasta que se rompió la escoba. Nadie duda de la supremacía de Google como buscador, pero hasta los más grandes se equivocan. Es el mismo cuento de Marco Aurelio, 2.000 años después.

José Sixto García

Escrito por a las oct 1, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Los 20 anos de Google.

Instituto de Medios Sociales. Google ha cumplido 20 años y, aunque que se dice pronto y tarda bastante más, la verdad es que es tiempo suficiente como para haberse convertido en algo tan habitual en nuestras vidas como la cuchara, el peine o el tenedor. Desde sus orígenes en un garaje californiano Google ha tardado una década en meterse en nuestras cocinas y oficinas y, otra, en metérsenos directamente en el bolsillo y bajo la cabellera. Hoy en día caminamos con él, barremos con él, hacemos la compra con él y no nos duchamos con él porque es tan logrado que no necesita más que lavados bizantinos con escasa periodicidad. Lavados de cara, no de imagen, me refiero.

A pesar de que hemos tardado 2.000 años en saber quién era nuestro ángel de la guarda –o, al menos, su hermano friki de base tecnológica-, lo hemos acogido con tanta estima como a ese hijo pródigo que se había ido a despilfarrar y vuelve con los panes recién horneados y miles de soluciones bajo el brazo. Lejanas y míseras han quedado las respuestas de aquellas enciclopedias que tanto énfasis ponían los comerciales en su venta y que tan bien cumplían con la función de mueble de salón, cuando, a golpe de móvil, uno siempre tiene con quien mantener un diálogo platónico plagado de preguntas y nutrido de respuestas silenciosas; tantas que si lo hiciéramos en voz alta no nos aguantarían ni las cookies ni las cuquis.

¿Qué es Google? ¿Qué es el efecto 2000? ¿Cómo se hace un nudo de corbata? ¿Cuál es el deporte más popular del mundo? ¿Qué es el proyecto Genoma Humano? ¿Este año es bisiesto? ¿Cómo se baila? ¿Plutón sigue siendo un planeta? Neko Nabe (gatos que duermen en ollas y sartenes). ¿Qué es el Gran Colisionador de Hadrones? Traducir ‘amor’. ¿Cómo funciona Auto-Tune? ¿Cuándo es la boda real? (Príncipe William y Kate Middleton). Calendario maya. ¿Cómo se pronuncia GIF? ¿Qué es un selfie? ¿Cómo se prepara una tostada con aguacate? ¿Cuándo comienzan los Juegos Olímpicos? e ‘Imágenes de animales adorables’ son, según la campaña, las inquietudes que más os han despeinado el cerebro en los últimos veinte años. Y digo os porque yo ni he buscado ninguna ni sé la respuesta de ninguna, así que lo mío con Google tiende más a monólogo que a verborrea o, quién sabe, a que “la honestidad -ahora sí copio y pego de un diálogo platónico- suele generar menos ganancias que la mentira”.

No importa. 20 años no son nada, diría Carlos Gardel, así que, señores, tenemos tiempo para seguir adivinando el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno y, sí, son las mismas que alumbraron con sus pálidos reflejos no sé si teclas, si sonidos, si palabras. Solo Google lo sabrá.

José Sixto García

En el Gaiás se emprende

Escrito por a las jul 6, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. La RAE define emprender como acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. Según datos de LinkedIn, precisamente la red especializada en mallas profesionales y redes de networking más potente del mundo, el número de emprendedores del sector profesional español ha crecido más del 100% en 2017, lo que confirma que la ya archiconocida competencia del emprendimiento que tanto se trabaja en institutos y facultades está siendo plenamente asimilada por las nuevas generaciones. La tendencia, en palabras del CEO de la propia compañía, Jeff Weiner, se enfoca hacia un perfil de trabajador más independiente que crea y desarrolla sus propios proyectos. Dicho en otras palabras, podríamos afirmar que a la competencia del emprendimiento se suman, por tanto, la tecnológica y la capacidad para aprender autónomamente.

Resultado de imagen de emprender

Nadie está tan obligado a aprender a aprender como quien transforma una idea en un proyecto que emana desde cero. Se requiere formación, tiempo, esfuerzo, dedicación, buena gestión económica y habilidades empresariales y comerciales. Casi nada. De hecho, no hay ni una de las competencias que se estiman en los planes de estudio que un emprendedor no demuestre con solvencia y con la especificidad de las diferentes áreas de estudio o campos de especialización.

Dificultad y peligro son inherentes a cualquier proyecto de emprendimiento. Lo dice la RAE y lo confirma la práctica. Sería difícil encontrar un emprendedor que no haya dedicado días enteros a DAFOs y planteamientos de objetivos, a políticas de medición del retorno y a planes de marketing y viabilidad. El riesgo nunca desaparece y la dificultad menos, pero se aprende a convivir con ellos.

El mayor centro de emprendimiento creativo de Galicia se encuentra en el Gaiás y en él han aflorado ya más de 250 proyectos. Los que formamos parte de él desde su puesta en marcha en 2013 lo hemos visto crecer desde una ocupación mínima hasta casi completa y tenemos el honor de haber cohabitado con un tesón innúmero, incontables horas de experiencias, mucho riesgo y muchas dificultades, pero también muchas ganas y mucho talento. Por eso, creo que tenía la deuda pendiente de dedicar uno de estos pequeños textos a todos los compañeros que ayudan a engrandecer Galicia y a colocarla en el mundo. También, a los responsables y gestores que valoran el emprendimiento y lo facilitan. Nada puede enorgullecernos más que contribuir a acrecentar la Cultura de la Ciudad.

José Sixto García

Influencers en redes sociales

Escrito por a las jun 4, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. El contenido audiovisual está ganando más y más terreno en las redes sociales. Los usuarios cada vez están más interesados en las imágenes y en los vídeos, y cada vez menos en los textos. Es más rápido y más cómodo ver que leer, incluso ver y escuchar, por eso los contenidos audiovisuales se han convertido en imprescindibles en todas las redes sociales, no solo en aquellas cuyo modelo de funcionamiento se sustenta precisamente en este tipo de contenido. Cuando decimos que son imprescindibles hablamos, en realidad, en términos de rentabilidad, pues como estos contenidos son los que más interesan a las audiencias son los que más visualizaciones e interacciones consiguen y, por tanto, los más rentables para las empresas y las organizaciones.

Resultado de imagen de influencer

En paralelo a estos modelos de viralidad y propagación de los contenidos han aparecido también las figuras de los influencers, que son mucho más comunes e ‘influyentes’ en las redes de componente audiovisual que en las otras. Es en este tipo de espacios donde han aflorado personas que gozan de credibilidad al hablar de un tema concreto y que, tanto por su presencia como por su autoridad e influencia sobre sus seguidores, se han convertido en interesantes prescriptores para las marcas. De hecho, instagramers y youtubers son ya un pilar fundamental del marketing digital que practican muchas empresas y organizaciones, y que han visto en el sistema de recomendaciones de estas figuras un excelente canal de distribución para los productos que ofrecen al mercado.

En las redes sociales más generalistas y no sustentadas en los contenidos audiovisuales la figura del influencer no es ni tan relevante ni tan apreciable como en Instagram o en YouTube, salvo en Twitter, aunque los campos de especialización sobre los que se le presupone autoridad también difieren. Si en Twitter la influencia se manifiesta en temas políticos o en determinadas áreas del conocimiento, en las redes audiovisuales la moda, la imagen, la estética, el fitness, la música, la peluquería, la nutrición o el mundo del corazón, entre otros, han encontrado su nicho de mercado digital. Cierto es, por otra parte, que los usuarios de este tipo de redes son en su mayoría mucho más jóvenes, adolescentes en gran parte, y a medida que aumenta la edad del usuario se complica la capacidad de influir en él, pues su experiencia de vida y de adquisiciones anteriores le ayudan a conformar una opinión de consumo mucho más sólida y menos manipulable.

¿Se enfrentan las marcas a un nuevo escenario en que nadie consume si nadie recomienda? ¿Tiene que ser de infuencer una de las bocas del consagrado boca a boca? ¿Será, simplemente, que estamos volviendo a contar la feria según nos va en ella?

José Sixto García

 

 

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Escrito por a las may 3, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Imagen

Instituto de Medios Sociales. Hoy es día de fiesta. Lo es por partida doble. Uno, porque celebramos el Día Mundial de la Libertad de Prensa y, dos, porque justamente hoy se cumplen 25 años de aquel 3 de mayo de 1993 en que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamaba conmemorar esta fecha para fomentar una prensa libre, pluralista e independiente como condición sine qua non de cualquier sociedad democrática.

El derecho a la información fue uno de los pilares constitutivos del núcleo original de las Declaraciones de Derechos y, en efecto, no existe ninguna Constitución – o, al menos, ninguna Constitución que merezca llamarse así- que no recoja este derecho. En general, fue el primero de los derechos consignados como sucedió en la Constitución Federal de Estados Unidos, donde se incorporó al texto a través de la Primera Enmienda. Las Constituciones Españolas de 1837 y 1845 recogían el derecho a la información en el artículo 2, justamente después de la definición de quiénes eran ciudadanos españoles. Ya la Pepa (1812) plasmaba este derecho como la facultad para proteger la libertad política y de imprenta (art. 131) y como la libertad de escribir y publicar las ideas políticas sin necesidad de licencia (art. 371).

Suecia fue el primer país en adoptar una legislación de libertad de prensa con la tryckfrihet de 1766. La Declaración del Buen Pueblo de Virginia (1776) promulgaba la libertad de prensa como uno de los grandes baluartes de la libertad y señalaba como sus únicos posibles censores a los gobiernos despóticos. La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789) alberga la que probablemente sea la formulación jurídica más influyente y, en este sentido, considera la libre comunicación del pensamiento y de las opiniones como uno de los derechos más preciados. Otro ejemplo es la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que reconoce el derecho a la libertad de opinión y de expresión y la difusión sin limitación de fronteras por cualquier medio de expresión.

Libertad de prensa y libertad de expresión no son lo mismo -la de prensa afecta a colectivos y la de expresión a personas-, pero lo que está claro es que la primera no puede existir sin la segunda. Vivimos tiempos en que se producen incontables juicios paralelos en los medios de comunicación y donde cada vez más la falta de respeto por la presunción de inocencia colisiona con el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Trabajemos entre todos para conservar un derecho que ha costado mucho conseguir, pero sin olvidar que ética y deontología nunca lo perjudican, sino que lo favorecen. “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad no puede ser sino mala”, diría Albert Camus.

José Sixto García

¿Qué sabe Facebook de nosotros?

Escrito por a las abr 2, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

nstituto de Medios Sociales. Me sorprende que os sorprenda saber que Facebook utiliza vuestros datos personales. Tanta sorpresa junta no podría entenderse sin las fotos de vuestras barbacoas con choricillos y vuestros daiquiris de fresa al sol de verano. ¿Acaso alguien pensaba que a Facebook le importaban algo vuestras fotos? ¿Qué era esa su fuente de ingresos? Pensad por un momento que Facebook e Instagram pertenecen al mismo grupo empresarial, por lo que en total concentran 2.967 millones de usuarios registrados. A ellos habría que añadir los 1.300 millones de personas que utilizan WhatsApp -que también forma parte del mismo grupo-, lo que suma 4.267 millones. Aunque no se trate de usuarios exclusivos, ya que muchos de vosotros estaréis registrados en más de un sitio a la vez, la cifra sobrepasa con creces la mitad de la población mundial (unos 7.550 millones). Por tanto, un mismo grupo empresarial conoce a la perfección los gustos y los intereses de medio mundo, dónde viven, con quién, qué comen, qué beben, dónde han comprado los choricillos y con quién alternan para tomar los daiquiris de fresa. Esos datos son los verdaderamente valiosos. Son los que les interesan a las empresas para ofrecernos productos a la carta en el lugar y el momento oportunos.

Resultado de imagen de facebook  instagram

(más…)

Nunca tenemos tiempo

Escrito por a las feb 5, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. Ya nos veremos. Y nunca nos vimos. Ya tomaremos un café. Y nunca lo hemos tomado. Ya quedaremos. Y nunca hemos quedado. Tenemos tanta facilidad para aplazarnos al futuro que nos estamos olvidando de vivir el presente. Nunca tenemos tiempo para nada cuando, en realidad, tiempo es lo único que tenemos. Tenemos tanto miedo a la realidad, incluso a que el tiempo nos convierta los sueños en realidad, que cuando lo hace anhelemos que esa realidad solo sea un sueño. Nos pasamos la vida dando largas, sin darnos cuenta de que la única que pasa de largo es ella, la vida; sin darnos cuenta de que el ‘ya’ siempre es nunca y lo que ‘iba a ser siempre’ es a veces en el mejor de los casos.

Resultado de imagen de tiempo

Buscando excusas para posponer a quien nos busca hemos llegado a un punto en el que ni buscamos ni queremos que nos busquen. Es como si cualquier amago de cara a cara debiera resolverse con un ya hablaremos por WhatsApp, que siempre acaba con un ya tomaremos algo que termina siendo un no hemos tomado nada. Dejamos para el futuro lo que podrían ser veinte minutos de esta misma mañana sin percatarnos de que ni hoy volverá nunca ni mañana será nunca más mañana. Pero nosotros a nuestra bola. Vamos como robots que solo caminan hacia delante sin saber ni lo qué es pensar. Tenemos miedo a meditar, recelo a reflexionar sobre qué hemos hecho en el día y fobia auténtica a los cangrejos porque a veces caminan hacia atrás para entender que la vida no solo son sueños, también recuerdos. (más…)

Ya nadie manda christmas por Navidad

Escrito por a las ene 2, 2018 en Sin categoría | 0 comentarios

Instituto de Medios Sociales. Esta Navidad me ha entrado una especie de morriña muy particular que nunca antes había sentido. Por primera vez en mi vida he echado de menos las postales de Navidad y no he podido resistirme a abrir el cajón del taquillón de la entrada de casa de mis padres y rebuscar hasta encontrar el lote de postales que allí se conservan. En realidad, no me resultó difícil localizarlas, puesto que son bastantes las que se almacenan y poca la capacidad del cajón, así que prácticamente es el cajón de las postales de Navidad.

Resultado de imagen de postal navidad

La mayoría están guardadas en el sobre en que se enviaron y que permanece casi intacto. No pude evitar oler algunas. Huelen a Navidad. Ni siquiera sé si existe el olor a Navidad, pero de haberlo ese sería su olor. Gran parte de ellas representan símbolos cristianos como el nacimiento de Jesús, los Reyes Magos o la estrella de Belén, pero hay varias con imágenes de Papá Noel, de paisajes o de conjuntos de regalos. Su tamaño también es dispar. Muchas no pasan de la octavilla, aunque se guardan varias que rondan el medio folio y cuyo cartón es más consistente y rígido. Entre estas últimas encontré tres o cuatro que al abrirlas suena música y que, lógicamente, todavía mantienen carga en la pila. Si su aspecto exterior es bastante uniforme, su contenido interior no lo es mucho menos. Desde la distancia en el tiempo y con otra cabeza diferente a cuando yo también las escribía y ni siquiera era un bachiller, me llamó poderosamente la atención la composición de los textos que llevaban años reposando en la oscuridad de aquel cajón. Su riguroso formalismo queda patente desde la primera línea, que es idéntica en todas las postales: queridos tíos y primo; queridos hermanos; queridos amigos. A ese saludo siguen uno o dos párrafos llenos de clementes deseos y copiadas formas retóricas poco creativas que parece surrealista que haya escrito la prima que se sienta a mi lado en la cena de Nochebuena. Un deseo de buen año y una firma sirven de despedida.

Mi prima ha cambiado tanto que parece haber olvidado por completo aquella especie de oración memorizada que copiaba a toda la familia y, ahora, nos envía por WhatsApp unos ciervos bebiendo champán y ataviados con un gorro rojo en los cuernos. Supongo que es la evolución del ‘cajón de las cosas’ al ‘Internet de las cosas’, pero estas cosas ni huelen ni ocupan cajones ni conservan las baterías cargadas veinte años después. Quizás estas cosas nunca nos provoquen morriña.

José Sixto García 

El auge de la comunicación móvil

Escrito por a las dic 3, 2017 en Sin categoría | 0 comentarios

Resultado de imagen de smartphone

Instituto de Medios Sociales. Si su hijo le pide un móvil a Papá Noel no se asuste. Lo raro sería que le pidiese una piedra, porque eso significaría que su hijo todavía no vive en lo que se ha dado en llamar Tercera Revolución Industrial. No es este un concepto que yo me invente, sino que fue avalado por el Parlamento Europeo en 2006 en una declaración formal aprobada tras los bosquejos de Jeremy Rifkin en los que hablaba de una revolución científica y tecnológica que nos embutía a los presentes en una nueva era.

Lo cierto es que el mundo está más interconectado de lo que había estado nunca y lo que era una sociedad industrial es ahora una sociedad digital que provoca cambios sustanciales en todas las facetas cotidianas, hasta en la forma de comunicarnos con los demás. El escenario 24/7 (y no tiene nada que ver con la canción de Becky G) donde las fronteras geográficas han desaparecido casi por completo tiene dos culpables: un padre que se llama Internet y un hijo bautizado como teléfono móvil. En época de nacimientos es precisamente este hijo vástago, que no bastardo, el que acabó con las limitaciones de todos los medios de comunicación anteriores y, a la vez, aunó las ventajas que cada uno de ellos tenía por separado (el texto de la imprenta, la voz y la instantaneidad de la radio, la imagen de la tele…). (más…)